reducir volumen con masster plus

Cómo reducir la grasa con un masajeador anticelulítico

Los muslos, las nalgas, las caderas y el abdomen son las partes del cuerpo que almacenan la grasa más fácilmente. En diversas etapas de la vida de una mujer las grasas tienden a proliferar, digamos: adolescencia, embarazo, lactancia materna, algunas píldoras anticonceptivas y estrés, por ejemplo.
Estacionalmente, el invierno suele ser una época en la que solemos acumular más grasas y por esta razón cuando llega la primavera, hablamos de operación bikini porque casi todas las mujeres deseamos eliminar esas grasa o kilos de más.

Algunas veces se trata de algún que otro kilo y en otras hablamos de engordar considerablemente. Tanto si se trata de pocas o grandes cantidades de grasa, lo cierto es que la grasa se instala en determinadas zonas muy concretas del cuerpo, como las que mencionamos anteriormente.

En Fit4ever llevamos más de 30 años tratando con profesionales de la estética, la medicina estética y con miles de mujeres que se esfuerzan por sentirse bien por dentro y verse bien por fuera.

Nuestro masajeador anticelulitis Masster Plus se ha convertido en una de las herramientas imprescindibles para miles de profesionales de la estética y en el masajista particular de miles de mujeres que procuran mantener una buena silueta realizándose en casa sus tratamiento y sin renunciar a determinados placeres de la vida.

¿Cómo actúa el masajeador anticelulítico Masster Plus?

El origen del Masster Plus se encuentra, entre otras, en una técnica de masaje conocida mundialmente como “palper-rouler” del francés “palpado-rodante”. Un masaje para ayudar a derretir la grasa y mejorar la circulación linfática y venosa.

La técnica de palpación rodante permite desalojar esta masa grasa manteniendo a la vez una piel firme.

eliminar celulitis profesionales

La celulitis está relacionada con la acumulación de grasa y la conformación de las células grasas en ciertas áreas del cuerpo de la mujer, como caderas, muslos o glúteos y se agrava por trastornos de la circulación linfática y venosa.

La técnica de palpar (o pellizcar y rodar) consiste en amasar la piel y los tejidos subcutáneos para ayudar a la lipolisis, es decir, la eliminación de la grasa por parte de las células grasas y activar la circulación venosa y linfática.

Este masaje se puede realizar a mano, o con la ayuda de una máquina.

A menudo, el rodillo de palpar se combina con la terapia de vacío también conocida como vacumterapia, que consiste en vaciar alrededor de las áreas a tratar con la ayuda de unas ventosas y de unos rodillos, pero el Masster Plus va mucho más allá porque permite un masaje más completo y permanente.

El masaje manual implica que el masajista realiza una sucesión de “pellizcos” de la piel, para formar pliegues, suavizando los tejidos y activando la circulación. La tirada de palpar es un gesto que debe ser de abajo hacia arriba, ajustando la fuerza al gesto, ni demasiado fuerte ni demasiado suave, para que no dañar los tejidos y provocar el efecto deseado en la piel.

Gracias al masajeador Masster Plus, el masajista/profesional se ahorra muchísimo trabajo y consigue resultados a corto plazo para mayor satisfacción de sus clientes.

El masaje combinado de palpado-rodante con el movimiento circular de los rotores del Masster Plus y su incansable motor, logran activar la circulación en cada sesión, dejando una piel rosada (hiperemia), más tersa y suave.

En muchos casos la clave del éxito radica en combinar más de un tratamiento, sin olvidar acompañar dichos tratamientos de hábitos saludables (tipo de dieta y abandonar la vida sedentaria) que ayuden a mantener esos resultados en el tiempo.

El Masster Plus se ha convertido en un complemento ideal de la mayoría de los tratamientos adelgazantes y anti-celulíticos que se ofrecen en todas las cabinas profesionales, centros y clínicas de medicina estética.

No basta con un masaje al mes o a la semana, la acumulación de grasas y la aparición de la celulitis requiere constancia durante todo el año y esta es la principal ventaja de contar con el masajeador Masster Plus.

Llámanos

Consúltanos

De todos modos, para evitar la acumulación de grasas y la formación de la temida celulitis hay que tener en cuenta otros factores fundamentales como son la dieta, la actividad física o ejercicio que practicamos, la hidratación y cuidados que le otorgamos a nuestra piel y, por supuesto, la genética.

Tú puedes influir decisivamente en los tres primeros puntos, de ti depende.

10 consejos para evitar malos hábitos que conducen a engordar y acumular grasas

Algunos hábitos diarios, que a veces no tienen nada que ver con los alimentos, provocan el aumento de peso sin que seas consciente de ello. Sin embargo, la conciencia es esencial si uno desea mantener o encontrar la línea. Sigue leyendo:

1 Comer demasiada grasa o demasiada azúcar. El exceso de peso está directamente relacionado con el número de calorías ingeridas. Aparece inevitablemente si el gasto de energía es menor en comparación con la ingesta calórica de los alimentos ingeridos.
Si comes patatas fritas en cada comida, es obvio que el aumento de peso estará allí. Para evitar engordar, la dieta debe ser lo más equilibrada posible, con 4 a 5 raciones diarias de frutas y verduras y fibras que promuevan el tránsito y la línea.

2 Comer demasiado. A veces, el aumento de peso es incluso cuando los alimentos grasos se descartan o consumen en cantidades moderadas. Este es el caso si el gasto de energía es demasiado bajo: comemos demasiado en comparación con su metabolismo.
Es necesario reducir las porciones en el plato o aumentar el gasto de energía del cuerpo mediante la práctica de una actividad física.

3 Picoteo entre comidas. El picoteo en pequeñas cantidades de alimentos grasos y azucarados es muy malo para la línea, ya que se añade a las comidas del día, causando un desequilibrio sobre la ración diaria de alimentos.
Si el deseo de picar es demasiado fuerte, es mejor elegir una fruta o determinados frutos secos, ricos en nutrientes y bajos en calorías.

bebe agua

4 No hidratar adecuadamente. Beber agua como tal no adelgaza, pero ayuda a mantener un peso ideal.
El agua promueve la eliminación de toxinas, lo que permite que el cuerpo funcione mejor y, por lo tanto, evite el almacenamiento de grasas. Se ha demostrado que el agua potable aumenta el metabolismo en un 3%, lo que significa que la energía que se gasta en el cuerpo es mayor y se queman más calorías.

5 Picoteo antes de irse a dormir. Picar alimentos grasientos o azucarados frente al televisor o justo antes de irse a dormir es extremadamente malo para la línea. Los alimentos ingeridos antes de una fase de reposo son almacenados por el cuerpo que ya no necesita energía.
Es por esta razón que la cena debe ser ligera y equilibrada para evitar la pesadez de estómago y favorecer el sueño.

6 No dormir lo suficiente. La falta de sueño te engorda. Un metabolismo desordenado causa alteraciones hormonales. La grelina, una hormona implicada en la sensación de hambre, la saciedad y el almacenamiento de grasa actúa directamente sobre el almacenamiento de grasa.
La falta de sueño también provoca la activación del cortisol, la hormona del estrés. El estrés fomenta la ingesta excesiva de alimentos y, en consecuencia, el aumento de peso.

7 Comer bajo estrés. Bajo estrés, el cuerpo produce picos de cortisol. Si el nivel de cortisol observado en el cuerpo es demasiado alto, causa depósitos de grasa localizados en la zona abdominal del cuerpo y, por lo tanto, aumento de peso.
Además, el estrés genera lo que se llama “hambre emocional”. Malas noticias, aburrimiento, frustración, etc., nuestras emociones nos empujan a picar alimentos grasos y azucarados. Esto activa los circuitos de recompensa en nuestro cerebro, lo que tiene el efecto de un apaciguamiento inmediato para el espíritu, pero muy malo para la línea…

8 Comer demasiado rapido. El acto de comer demasiado rápido no permite que el cuerpo perciba la sensación de saciedad. El efecto es puramente mecánico: cuando comes, el cerebro envía señales de saciedad después de 20 a 30 minutos. Si come demasiado rápido, es probable que la cantidad de comida ingerida sea más alta que el nivel de saciedad, que se percibe demasiado tarde.

9 No te mueves lo suficiente. La falta de actividad física no permite un gran gasto energético. Las personas con un estilo de vida sedentario deben tener una ingesta calórica diaria que no supere las 1800 calorías para las mujeres y 2100 para los hombres, lo cual se logra rápidamente. Comer en exceso es por lo tanto más común en estas personas.
Al aumentar la actividad física incrementamos el gasto calórico y nos podemos permitir comer más sin afectar a nuestra línea.

10 Omitir comidas. Saltarse una comida disminuye el metabolismo básico, que quema menos calorías.
Además, el cuerpo que ha sido “privado” de los alimentos reacciona almacenando ¼ de reservas adicionales en la próxima comida en caso de que se vuelva a privar.
Hacer tres comidas equilibradas al día es la clave para mantener el peso ideal.

Dieta equilibrada para eviar la celulitis

Hay un conocido refrán que dice  “Desayuna como una reina, almuerza como una princesa y cena como una mendiga”.
No hay que tomarlo al pie de la letra, pero sí es cierto que no va mal encaminado como guía de hábitos alimenticios saludables.

Es muy importante hacer un desayuno completo que nos dé la energía que necesitamos a lo largo del día, hacer una comida variada y por último una cena ligera que nos permita irnos a la cama con la digestión hecha.

Como decíamos antes, ingerir alimentos cuya energía no necesitamos antes de una fase de reposo es mala idea, ya que serán almacenados por el cuerpo y no serán quemados.

¿Te apuntas a conseguir la mejor versión posible de ti antes del verano?

Llámanos

Consúltanos

Deja un comentario