¿Qué es la celulitis?

La celulitis ha venido recibiendo multitud de definiciones tanto en el ámbito científico, como en el ámbito popular, léanse sólo algunos ejemplos: “lipodistrofia”, “dermopanniculosis adiposus“, “status protusis cutis”, “dermopanniculosis deformans”, “fibrogeloide“, “paniculopatía fibroedematosclerótica”, “dermatopaniculosis vasculopática”, “piel de naranja”, etc.

Entendemos por celulitis la acumulación de tejido adiposo formando nódulos y hoyuelos que ocasionan el aspecto de “piel de naranja”.

La celulitis se considera una alteración estética de la superficie de la piel que afecta a entre el 85% y el 98% de las mujeres a partir de la adolescencia en mayor o menor grado.
Está presente en todas las razas aunque afecta con mayor frecuencia a la blanca y en menor medida a las mujeres asiáticas. Es muy poco frecuente en los hombres y por ello se cree que el factor hormonal juega un papel relevante en su desarrollo.
Aunque suele estar presente en zonas con exceso de tejido adiposo y en personas obesas, la obesidad no es necesaria para que se produzca.

A pesar de que existe una muy variada opinión sobre si hay que considerarla como enfermedad o no, lo que sí es cierto es que se trata de un fenómeno que afecta a la mayoría de las mujeres y que podría resumirse como “la alteración formal y fisiológica del tejido celular subcutáneo que lo incapacita para cumplir sus normales funciones de transporte de alimento y oxígeno a las células y eliminación de los productos de desecho “.

L@s profesionales de la estética saben que se trata de uno de los tratamientos más solicitados y que resulta indispensable un acertado diagnóstico si queremos obtener los mejores resultados.

Factores relacionados con la celulitis a tener en cuenta:

Endocrinos

Genéticos

Circulatorios / Vasculares

Dietéticos

Morfología (Androide / Ginoide)

Tipos de Celulitis y cómo detectarlos

Celulitis Lipodistrófica

  • Tejidos rígidos y duros al tacto.
  • Tensa al máximo la epidermis y aparece granulosa bajo los dedos.
  • Es dura, adherente en planos profundos y no se modifica con la posición de pie o acostada.
  • Puede ser dolorosa al tacto.
  • Su localización más frecuente es en la mitad inferior del cuerpo, en especial en la cara externa de los muslos y cara interna de las rodillas.
  • La celulitis lipodistrófica, con el tiempo, se puede presentar como un tejido esponjoso y flotante que rueda bajo los dedos y se mueve con el cambio de posición. Raramente dolorosa, afecta principalmente a la cara anterior del muslo y brazos. Es frecuente después de los 40 años, asociada a una flaccidez de la musculatura. Puede ser una evolución de una celulitis dura no tratada. Puede aparecer en cualquier zona después de un adelgazamiento mal conducido, demasiado rápido con abuso de diuréticos.

    Celulitis Hidrodistrófica

    Consistencia pastosa. Dolorosa al tacto e incluso espontáneamente. Acompaña a una insuficiencia circulatoria venosa y/o linfática en miembros inferiores, edemas, varices, sensación de pesadez...

    Los muslos y las rodillas pueden afectarse, pero sobre todo las piernas, con aspecto de “pierna de columna” en el segmento gemelo-tobillo.

    Es de aparición precoz, generalmente en la pubertad, y la menos frecuente.

    MASSTER PLUS y la celulitis

    De la forma más breve posible, hemos intentado resumir el origen y la fundamentación científica de la “celulitis”, así que vamos a intentar hacer lo mismo con el tratamiento anticelulítico que propone el MASSTER PLUS, basándonos en la influencia del masaje sobre el cuerpo humano y los diversos tipos de masaje que ofrece este aparato:

    El masaje profundo que realiza el MASSTER PLUS a lo largo de todo el sistema linfático, provoca la reactivación de la circulación de la linfa, favoreciendo la eliminación de grasas y toxinas, y por tanto mejorando notablemente la celulitis.

    Pero, lo que es más importante: trabaja de forma localizada en aquellos puntos en los que ni las dietas ni el ejercicio físico obtienen resultados, por ejemplo, cojín lumbar, cartucheras u otros puntos específicos dependiendo de la morfología del cliente a tratar.

    TIPOS DE MASAJE QUE OFRECE EL MASSTER PLUS

    Antes que nada, cabe recordar que el MASSTER 33 (antecesor del MASSTER PLUS) fue inventado por un doctor kinesioterapeuta, conocedor de las múltiples ventajas que procura un buen masaje. Por ello, el MASSTER 33 fue concebido con el propósito de ayudar a los profesionales del masaje en el tratamiento de diversas dolencias.
    Con el paso de los años, se han venido descubriendo nuevas aplicaciones de este aparato, una de ellas, el masaje anticelulítico.

    Existen muchos tipos de aparatos y dispositivos para masajes corporales (manuales y eléctricos). En el caso de los aparatos eléctricos, son accionados mediante un motor eléctrico con un rotor alineado que dificulta su manejo y eficacia.

    Los masajes MASSTER PLUS para tratar la celulitis tienen efectos distintos y complementarios:

    Acción lipolítica: Estimula la circulación, activa el metabolismo de las grasas, evita la retención de líquidos y la formación de nódulos de grasa. El masaje profundo llega hasta el tejido celular subcutáneo.
    Acción antiedematosa: Evita la formación de edemas y facilita la evacuación de los materiales tóxicos retenidos.
    Acción activadora de la circulación: Activa tanto la circulación sanguínea arterial como la circulación de retorno, estimulando y mejorando la microcirculación periférica.
    Drenaje Linfático: Reactiva la eliminación de toxinas, ayuda a limpiar los tejidos del organismo y activa sus mecanismos de defensa.

    El potente masaje del MASSTER PLUS provoca una estimulación notable de la circulación sanguínea arterial y de retorno, ayudando así al sistema circulatorio sanguíneo y al sistema linfático a romper los nódulos de grasa que entorpecen la adecuada circulación de la sangre y los desechos.

    INFLUENCIA DEL MASAJE MASSTER PLUS SOBRE EL CUERPO

    Aumenta la temperatura de la piel y mejora su estado fisiológico.
    Mejora la circulación periférica, aumentando el movimiento de la sangre y acelerando los movimientos nutritivos y la eliminación de desechos.
    Disuelve las adherencias de los tejidos blandos.
    Disminuye la tumefacción e induración hística.
    Distiende los músculos y tendones contraídos.
    Seda y relaja el sistema nervioso central.
    Puede llegar a estimular o sedar el sistema nervioso periférico, según la técnica aplicada.
    Estimula y relaja la musculatura esquelética, según la técnica aplicada.