consejos para comprar un aparato de masaje

5 errores a evitar al comprar un aparato de masaje

¿Para qué sirve un aparato de masaje? ¿Necesito un masajeador en casa? ¿Cómo me puede ayudar un equipo de masaje a nivel profesional? ¿Cuál es el mejor aparato de masaje? ¿Cómo puedo saber que no me están estafando al comprar una máquina de masajes? ¿Es recomendable el auto-masaje? ¿Cómo amortizo a nivel profesional un equipo de masaje bueno?
Estas y hasta casi un millar de preguntas parecidas hemos venido recibiendo en Fit4ever durante los últimos 12 meses.

Si nos remitimos a la Wikipedia: “El masaje es una forma de manipulación de las capas superficiales y profundas de los músculos del cuerpo utilizando varias técnicas, para mejorar sus funciones, ayudar en procesos de curación, disminuir la actividad refleja de los músculos, inhibir la excitabilidad moto-neuronal, promover la relajación y el bienestar y como actividad recreativa.

Probablemente es la herramienta terapéutica más antigua que el ser humano utilizó para proporcionarse un recurso natural contra el dolor. Su evolución y uso ha sido parejo al de la sociedad, hasta convertirse en la técnica de «tacto estructurado» que hoy conocemos.

Existen diversos tipos de masaje, desde el de relajación hasta el afectivo o sensual; pasando por el específicamente terapéutico (masoterapia) del ámbito sanitario y el del ámbito deportivo, destinado a mejorar la actividad física“.

Durante miles de años, el masaje se ha venido realizando a través de las manos  mayormente), codos y pies (puntualmente), pero por la década de los años 60 algunos masajistas y fisioterapeutas de la época se dieron cuenta del enorme desgaste físico que suponía para ellos el estar dando masajes durante varias horas al día y decidieron inventar alguna que otra máquina que pudiese reproducir los movimientos que ellos realizaban con sus manos.

Friccionar, amasar, pellizcar, estrujar, deslizar, rodar, presionar, empujar, palmotear, vibrar, percutir, torsionar, sacudir y rotar son algunas de las maniobras de masaje o manipulaciones que todo masajista profesional debe conocer y que algunas de las máquinas o equipos de masaje que hay en el mercado actual intentan ejecutar de una manera más o menos eficaz.

En los últimos 20 años han aparecido cientos de aparatos eléctricos de masaje para todo tipo de aplicaciones que desde la llegada de internet nos han “saturado” de información y han creado una enorme confusión entre la mayoría de las personas que necesitan o les gustaría tener un buen aparato de masaje.

Cómo elegir una máquina de masaje

Ejemplos de aparatos de masaje de bajo coste fabricados en China, ¡CUIDADO!

Para que tengas una pequeña idea, solamente realizando un búsqueda en Google con dicha palabra, dispones de entre 6,4 y 31 millones de referencias sobre aparatos de masaje anticelulítico en internet, y siempre en función de la palabra clave que hayas puesto en el buscador. Entenderás que la mayoría de ellos son engañabobos, con lo que debes tener cuidado.

Por nuestra parte, como pioneros en equipos de masaje para uso profesional y particular (como sabes llevamos ya 30 años de presencia en el mercado) hemos sido testigos de toda esta evolución y de la enorme confusión que se ha creado al respecto y hemos querido tomar cartas en el asunto para darte unas recomendaciones básicas a considerar antes de comprar un equipo o aparato de masaje, ya sea para uso particular como para uso profesional, distinguiendo en este caso los masajes estéticos de los terapéuticos y deportivos:

1. Utilidad de un aparato o equipo de masaje.

En primer lugar, debes tener muy claro para qué lo necesitas.

Un buen equipo de masaje para uso profesional deberá tener los accesorios y el diseño adecuados para realizar los tratamientos que vas a ofrecer.
El diseño debe permitir un uso continuado sin provocar fatiga al utilizarlo, o sea, deberá ser ligero y de tamaño pequeño.
Los accesorios suelen ser en forma de cabezales o rotores intercambiables para tratar diversas zonas del cuerpo e incluso de la cara. Estos accesorios deberán estar fabricados en materiales resistentes, pero con un determinado grado de suavidad para no agredir la piel ni romper los tejidos. Otro factor indispensable será la robustez del motor para soportar un uso casi permanente a lo largo de la jornada.

Si lo que buscas es un aparato de masaje para uso particular, observarás que todos los aparatos de masaje que aparecen en internet dicen ser capaces de realizar docenas de tratamientos con la máxima eficacia. Nada más lejos de la realidad. El 90% de los aparatos de masaje que existen en el mercado son lo que popularmente conocemos como “vibradores”, o sea, que sólo cumplen con una de las maniobras básicas del masaje que es “vibrar”. Si lo que necesitas es friccionar, amasar, pellizcar, estrujar, deslizar, rodar, presionar, empujar, palmotear, vibrar, percutir, torsionar, sacudir o rotar, la lista de candidatos se reduce al 10% de lo que hay en el mercado.

Es evidente que la mayoría de tratamientos para los que la gente busca o necesita un aparato de masaje requieren el mayor número de maniobras posible y no una simple vibración.

Te interesa saber: Sólo existen dos equipos de masaje “vibrador” que se han mantenido durante más de 30 años en el mercado profesional, uno es el conocido como G5, ahora denominado CELLUTEC y comercializado por la misma empresa francesa que lo creó. Su versión doméstica, es decir, para uso particular recibió el nombre de IRONMAN; y el otro es el también conocido MASSATOR de la marca BIOCOMFORT, originalmente fabricado en Alemania y cuyo diseño es parecido al de una plancha.

Pero el único equipo de masaje que reproduce la mayoría de las maniobras antes mencionadas (no sólo actúa con vibración) y que goza de prestigio internacional tanto a nivel profesional como particular desde hace más de 30 años se llama Masster Plus y solamente lo comercializamos nosotros, Fit4ever.

ERROR: Comprar un aparato (por barato que sea) que no sirva para la utilidad prevista es tirar el dinero y generará desconfianza en otros productos que podrían haber resultado eficaces para ti, aunque algo más “caros”.

2. Tiempo que vas a dedicar al masaje:

Un aparato de masaje implica dedicación y constancia: dedicación porque tú deberás manejarlo para masajear las diversas zonas del cuerpo o de la cara que desees tratar. No es como un aparato de presoterapia que realiza un masaje linfático a través de las botas, sin que tú tengas que hacer nada más.

Al igual que reservas unas horas de tu agenda para ir al gimnasio, a yoga o a pilates, por decir algunas de las actividades físicas más populares, debes ser consciente de que un buen masaje necesita de un protocolo y de un tiempo que puede variar entre los 20 y los 50 minutos.

A nivel profesional lo mismo, pero aplicando el ratio de masajes/día que tengas previstos realizar. Es un tema de rentabilidad. Si das dos masajes al día, puedes bastarte con las manos; si tienes una agenda más cargada, entonces procúrate un buen equipo de masaje profesional para que te ayude.

El otro factor clave es la constancia. Todos los masajes requieren constancia para poder ofrecer resultados. Unas veces son resultados a corto plazo, como puede ser un masaje descontracturante y otras a medio-largo plazo como un masaje anticelulítico.

Si no dispones de tiempo, eres perezoso o no tienes una pizca de constancia en las cosas, no hace falta que te compres un aparato de masaje. El día que te apetezca un buen masaje, reserva hora con un profesional y disfrútalo.

Te interesa saber: Si vas a usarlo a menudo, tienes constancia y/o eres profesional o deportista necesitas un buen aparato de masaje con el que puedas realizar diversos tratamientos tanto estéticos como terapéuticos, que tenga la calidad suficiente para aguantar al menos 1 o 2 sesiones de masaje diarias y que cuente con los accesorios que tú necesitas. No sirve cualquier aparatito “Made in China” que dure dos telediarios.

ERROR: Pensar que los aparatos de masaje funcionan solos, es decir, que dan el masaje ellos solitos o que todos los aparatos de masaje que hay internet sirven igual, o que con un masaje a la semana resuelvo “mi problema”.
¡Comprar barato es comprar dos veces!

3. Relación calidad-precio:

Es obvio que si eres un buen profesional querrás ofrecer a tus clientes/pacientes unos buenos resultados para que lleguen a fidelizarse y para eso necesitarás contar con un buen equipo de masaje.

En el caso de los aparatos de masaje para casa, podríamos llegar a la misma conclusión, es decir, que si esperas obtener “resultados” deberás considerar esta compra como una inversión en tu salud y tu imagen y no como un gasto.

En ambos casos, estamos hablando de buena calidad a precio razonable.

Masster Plus, aparato de masaje en casa

En las búsquedas que nuestro equipo ha realizado por Internet, hemos encontrado más de 40 equipos de masaje para uso profesional y más de 350 aparatos de masaje para uso particular. Todos ellos “prometen” resultados inmediatos, tratamientos de todas las clases, etc. pero sólo el 3% llegan a cumplir con algunos sino todos los requisitos que debería tener un buen aparato de masaje.

A nivel profesional, solo podemos mencionar 2 equipos que ofrecen buenos resultados: El Masster Plus de Fit4ever y el Rollaction de Röss.

A nivel particular, entramos en “el bazar”. El aparato de masaje por excelencia desde hace más de 30 años es el Masster Plus de Fit4ever. Puedes encontrar imitaciones fabricadas en China del Masster Plus en Internet desde los 19€ hasta los 299€. La mayoría de ellos copiaron nuestro cabezal estrella (rotor dentado para la celulitis) del Masster Plus al que le añadieron un mini-motorcito hecho en China por no más de 3€/motor y lo pusieron a la venta en Internet (como no), en grandes almacenes y hasta en ferreterías.

Algunos más avezados no solo copiaron el rotor dentado sino todos los cabezales y mucho más hasta el punto de presumir de haber llevado a cabo “un gran invento”.

En definitiva, estamos hablando de máquinas fabricadas íntegramente en China a costes muy bajos (y calidades más que dudodas) partiendo de la idea de otras empresas que fabricamos en España y con todo lo que esto representa: control de calidad, certificaciones y homologaciones oficiales, puestos de trabajo de personas adultas en España, etc.

Te interesa saber: Cada vez que compras un producto de imitación fabricado en China, estás colaborando a la destrucción de empleo en España o al fomento del empleo precario, del que toda la gente se llena la boca.

ERROR: Pensar que un equipo de masaje que se vende a 19€ pueda ofrecer los mismos resultados que uno que vale 500 o más de 1.000€. Y peor aún, debido al mal sabor de boca que te va a dejar el “producto barato e inútil”, no vas a comprar otro producto de calidad superior. Es lo que se llama efecto “resentimiento”.

4. “Si no queda satisfecho, le devolvemos su dinero” Craso error.

Esta frase publicitaria tan célebre que introdujo El Corte inglés en los años 60 se ha venido explotando por determinadas grandes compañías durante años, hasta que llegó el Sr. Amazon y sus competidores en la gran tienda online que es Internet y que hoy se ha convertido en una frase lapidaria que ha catapultado exponencialmente la venta de los productos de bajo coste hechos en China, Pakistán y otras zonas más deprimidas de Asia y ha hundido a la mayoría de pequeñas y medianas empresas fabricantes en toda Europa.

A nivel profesional, todavía quedan algunas empresas que visitan a sus potenciales clientes profesionales para realizarles una demostración personalizada de su equipo de masaje, además de acudir a algún que otro congreso del sector. Digamos que para un buen profesional existe la posibilidad de “probar” el producto antes de comprarlo y de tener un servicio de atención al cliente personalizado y profesionalizado.

A nivel particular y con la muerte de la venta domiciliaria, resultaría muy difícil y costoso realizar este tipo demostraciones a domicilio, por lo que toda la información sobre el producto en cuestión es la que puedas encontrar en Internet. Aquí es donde la compra compulsiva de cualquier aparato de masaje pensando en que te va a resolver tal o cual problema de celulitis, flacidez, dolor de espalda, retención de líquidos o contracturas (entre otros) puede generar un perjuicio grave a quien vende un producto “bueno”.

Te interesa saber: Que la compra compulsiva de productos “low cost” fabricados en Asia perjudica directamente a las empresas europeas que se esfuerzan por ofrecerte un buen producto a un precio razonable.

ERROR: Pensar “qué fácil resulta pedir algo por internet y si cuando lo recibo ya he cambiado de pensamiento lo devuelvo y a otra cosa mariposa”.
Para ti será fácil, pero piensa en el tiempo que has dedicado a buscar ese / esos producto / s por Internet y en todo el proceso de compra y devolución del mismo y monetízalo. El tiempo es oro, para todos.

Para la empresa fabricante del producto en el caso de una empresa europea que fabrica su producto en Europa, significa asumir todos los costes de la transacción: coste del producto devuelto que no podrá volver a poner a la venta por ser un aparato de masaje + costes de envío + costes de devolución.
Si hablamos de un aparato fabricado en China por un coste no superior a los 10€, en la mayoría de los casos existe un margen suficientemente amplio para asumir esas devoluciones “compulsivas”.

5. Resultados “garantizados”. ¿Y qué más?

A lo largo de más de 30 años hemos visto pasar decenas de aparatos de masaje y de empresas que comercializaban aparatos “milagrosos” para tal y cual aplicación estética y/o terapéutica. Hemos visto grandes campañas mediáticas, algunas con “testimonio” pagado de celebrities incluido.

Hoy en día se llevan los influencers, los bloggers y los instagramers que prescriben la eficacia de un producto a golpe de talonario, sin más. A excepción de unos pocos que son fieles a sus seguidores y prueban los productos antes de emitir su opinión. ¿Es esto serio?

mantenerse sin celulitis

Garantizar resultados en el ámbito de la estética personal resulta una falacia que no nos podemos permitir. Cada persona tiene una constitución física y una genética determinadas a las que debemos añadir su modus vivendi (trabajo, dieta, actividad física, etc). Por ejemplo, te sometes a 12 sesiones de un tratamiento muy reconocido contra la celulitis en manos de un buen profesional con la mejor aparatología y logras disimular, reducir o hasta incluso eliminar esa piel de naranja que tanto te preocupaba. Un mes después, como no sigas actuando de alguna manera para evitar que esa celulitis se reproduzca, ésta volverá aparecer.

A nivel terapéutico, también se garantizan muchos resultados a través de aparatos de masaje. En el mejor de los casos, lograremos aliviar el dolor o mejorar la calidad de vida de alguien que sufre algún tipo de dolencia, pero jamás puedes esperar un milagro.

Te interesa saber: Se puede comprar la opinión de cualquier persona, personaje, celebridad o científico para que avale o prescriba los resultados de un producto de este tipo, pero no se puede comprar el sentido común.

ERROR: Carecer de sentido común y creer que existen aparatos “milagrosos” a un precio que no se corresponde con la supuesta calidad que promete.
Utiliza tu sentido común y observa cuántos aparatos existen en el mercado que puedan demostrar una experiencia contrastada durante más de 30 años tanto a nivel profesional como particular.

Esperamos haberte sido útiles. Y como siempre, resolveremos tus dudas a través de los comentarios, anímate a contar tu experiencia.

Deja un comentario