Tratamientos anti-aging: ¿Cuál escoger?

Tener un aspecto joven durante toda la vida sería como un sueño, pero la realidad es que los años pasan para todos. No podemos tener el control sobre la caprichosa genética que nos ha tocado, pero sí tenemos a nuestro alcance una serie de tips de vida sana que pueden jugar a nuestro favor, y en los casos en que nos sea necesaria una ayuda extra siempre podemos recurrir a una cada vez más amplia oferta de tratamientos estéticos anti-aging que te resumimos a continuación.

¿Qué tratamiento anti-aging me conviene más?

Todos ellos deben ser practicados por médicos especialistas y están por orden de menor a mayor grado de invasión:

Vacumterapia stretching celular: Es el último en llegar, pero realmente es el menos invasivo de todos ya que se trata de un tratamiento que se realiza con una máquina que produce una leve aspiración del tejido cutáneo a la vez que lo masajea provocando la producción de colágeno natural sin afectar a los tejidos adyacentes, es decir sin efectos secundarios.

Radiofrecuencia: Se trata de radiaciones electromagnéticas que oscilan simultáneamente en el campo magnético y eléctrico, produciendo un calentamiento profundo que afecta a la piel y al tejido graso subcutáneo. Dicho calentamiento va de dentro hacia fuera, favoreciendo el drenaje linfático y estimulando la circulación y potenciando la producción de colágeno.
Efectos secundarios: Enrojecimiento de la piel por el efecto calor.

Ácido retinóico por vía tópica: Disponible con receta médica solamente, el ácido retinoico es un derivado activo de la vitamina A. En varios ensayos algunos investigadores han observado que el uso continuado del ácido retinoico podría reducir las líneas finas de expresión (pero no las arrugas profundas) y reducir las manchas de lentigo senil. Se tarda de dos a seis meses antes de que se manifiesta una mejora. Efectos secundarios: Puede causar irritación (una crema de hidrocortisona puede ser necesaria para aliviar) y en una minoría de personas, aumento de la fotosensibilidad de la piel, que requiere utilizar una protección solar eficaz en forma permanente. Siga cuidadosamente las indicaciones médicas.

Láser: Hay varias técnicas y dispositivos para tratamientos con láser. El tratamiento menos drástico disminuye el lentigo senil y arrugas finas. Según el tipo de láser utilizado, se pueden llegar a eliminar arrugas más profundas y cicatrices de acné. Debe ser administrado un anestésico local. Efectos secundarios: Enrojecimiento que puede durar unas semanas.

Inyecciones de Botox: Esta palabra ahora familiar es una marca comercial (hay otros) que identifica la toxina purificada a partir de la bacteria Clostridium botulinum. Esta toxina puede provocar intoxicación grave conocida como botulismo. Sin embargo, en cantidades muy pequeñas, utilizadas en las inyecciones de Botox son seguras, según las autoridades de salud. La inyección se realiza en los músculos responsables de las arrugas de expresión, particularmente entre las cejas y en la parte delantera así como en la esquina de los ojos. Este veneno es causa la parálisis temporal de los músculos afectados, causando la degeneración de las terminaciones nerviosas. Sin las contracciones del músculo, las arrugas se desvanecen después de unos días. Después de tres o cuatro meses, nuevas terminaciones nerviosas se forman y deben repetirse las inyecciones, pero sucede que después de varios tratamientos el efecto dura más tiempo. Por el momento, la comunidad médica considera que la toxina botulínica es segura, siempre y cuando se utilicen marcas de botox certificadas por las autoridades sanitarias.
Efectos secundarios. Esta toxina se ha utilizado médicamente durante veinte años, pero tiene efectos desconocidos a largo plazo. En el corto plazo, los pacientes pueden vivir algunos problemas, aunque relativamente poco frecuentes, como dolores de cabeza, náuseas, moratones y molestias en la zona tratada; También hay casos de alergia. Por otro lado, si la inyección ha sido mal ejecutada (demasiado profunda o equivocada), puede provocar la parálisis de los músculos vecinos y hasta la caída del párpado. Debemos respetar un intervalo de al menos dos meses entre las inyecciones para evitar que el cuerpo forme anticuerpos.

Inyecciones de ácido hyalurónico: Esta sustancia orgánica se encuentra naturalmente en el tejido conectivo, pero sufre una pérdida con la edad. Se utiliza para suavizar las arrugas y surcos. A veces se requiere anestesia local para adormecer la piel. Además, el producto disminuye gradualmente. Efectos secundarios. Enrojecimiento, picazón, hinchazón y dolor en el sitio de inyección (temporal).

Exfoliación profunda (peeling): Existen pequeñas exfoliaciones sin riesgo alguno que pueden ayudar a eliminar las células muertas y dejar la piel muy fina y tersa, antes que someterse a exfoliaciones profundas o químicas denominadas “peeling” y en las que se utiliza una alta concentración de productos químicos (ácido glicólico, por ejemplo). Efectos secundarios: La piel queda caliente por algunos días durante los cuales es muy sensible a las infecciones y luego hay que contar con una coagulación de la sangre (formación de una costra).

Dermabrasión: Se practica con un cepillo giratorio o una piedra de molino y elimina una capa de piel un poco más importante que la exfoliación química. Las precauciones y cuidados después de la intervención son similares a los de la exfoliación química.

Lifting quirúrgico: El levantamiento o lifting parcial es principalmente alrededor de los ojos. La intervención se realiza bajo anestesia local o general. Efectos secundarios: Hinchazón y moratones que duran al menos dos semanas y a menudo más (dependiendo del tipo de piel), período durante el cual debe evitar el esfuerzo físico.

Componentes o ingredientes más utilizados en los productos anti-aging:

AHA (alpha-hydroxyácidos): Bajo este nombre se agrupan los ácidos de frutas naturales, como el glicólico, cítrico, láctico, málico, así como la gluconolactona.

DHEA (déhydroepiandosterona): Es una sustancia que pertenece al grupo de las prohormonas, sustancias naturales secretadas por las glándulas suprarrenales y está involucrada en la producción de estrógenos y testosterona.

Retinol o Vitamina A: Con múltiples propiedades terapéuticas y cosméticas para la piel y efecto antioxidantes y antienvejecimiento.

Té verde: Neutraliza los radicales libres previniendo el envejecimiento prematuro y la aparición temprana de arrugas, además funciona como descongestionante de los tejidos.

Vitamina C en aplicación tópica.

Vitamina E en aplicación tópica.

Hidratantes con ingredientes naturales como naranja, limón, batata, soja, aguacate, jalea real, colágeno marino, aceite de argán, coenzima Q10, jengibre, cola de caballo, aceite de oliva, algas diversas, etc…

 

Deja un comentario