Spa en casa: Una forma de cuidarse ahorrando

Conseguir un cuerpo en forma y una cara radiante no es tarea fácil. La mayoría de las personas que logran dichos objetivos se dedican una parte de su tiempo y su dinero DURANTE TODO EL AÑO. Pero no todo el mundo puede permitirse acudir al gimnasio cada día, ni al centro de estética cada semana, es por esto que invertir para reunir el material necesario en casa es una genial idea: Buena para tu bolsillo y bueno para tu aspecto físico y tu estado de salud.

¿Cuánto dinero malgastado en tratamientos específicos para eliminar la celulitis, la flacidez y algunos kilos de más en los 3 meses que preceden al verano?

A partir de los 25 años nuestro cuerpo empieza una fase de “declive-metabólico2 en todos los sentidos y es a partir de esta edad cuando debemos preocuparnos seriamente por adquirir ciertas pautas de alimentación y actividad física que nos acompañen a lo largo de nuestra vida adulta.

El ingrediente principal para ponerse y mantenerse en forma es LA CONSTANCIA.

Constancia en seguir una alimentación equilibrada, constancia en realizar una, dos o más actividades físicas que hayamos elegido, constancia en el trabajo, constancia en la regularidad de los horarios… En definitiva, constancia en todo aquello que procura un beneficio para nuestro organismo. DURANTE TODO EL AÑO.

De aquí viene nuestra propuesta de montar un “spa en casa”. Esto no significa que abandones tus visitas al centro de estética o al gimnasio. De lo que se trata es de mantener un “contacto” con los profesionales de la estética, la salud y el deporte para que te asesoren periódicamente y te marquen ciertas pautas para el día a día. Porque cada día debes controlar tu dieta, debes realizar alguna actividad física, debes mantener una ingesta equilibrada de líquidos, debes hidratar tu piel, activar tu sistema linfático, etc, etc…

La falta de tiempo, el mal tiempo o el coste de los desplazamientos suelen complicar la vida de los que queremos mantenernos en forma. Por esta razón han prosperado en los últimos años las máquinas, aparatos, gadgets y productos destinados a la salud, el deporte y el bienestar que nos ayudan a mantener dicha constancia.

¿Cómo montar un spa en casa?

Es muy sencillo, aunque se trata de realizar una selección adecuada de aquello que necesitas y a lo que sacarás el rendimiento adecuado. ¿Cuánta gente se compra una bicicleta estática o una máquina elíptica y las tienen llenas de telarañas?

La clave para montar tu spa en casa está en tener muy claro lo que necesitas y esto suele ser lo que ya estás haciendo cuando vas al gimnasio o a la cabina profesional.

Es decir, aquello que hayas probado durante un largo periodo de tiempo y sepas que te funciona y te sienta bien. De esta manera potenciarás los resultados de todo aquello que practiques fuera de casa.

Si vas al gimnasio 2 días a la semana, porque la tarifa de dos días a la semana es la que puedes pagar, cómprate las pesas o los aparatos en versión doméstica o los gadgets necesarios para repetir dichas actividades en casa al menos otros dos días más y estarás duplicando los resultados, a la vez que acostumbrarás a tu cuerpo a realizar un esfuerzo físico “sano” a diario.

Si vas 1 vez a la semana al fisioterapeuta para que haga un masaje descontracturante o relajante, ¿por qué no disponer de un aparato de masaje que te permita disfrutar de un masaje cada día que lo necesites?

Si vas 1 vez a la semana a la esteticista para que te haga un tratamiento anti-celulítico o anti retención de líquidos, ¿Por qué no tener una presoterapia en casa que te permita disfrutar de un drenaje linfático cada día?

¿Cuál sería el spa ideal para tener en casa? Apunta:

1 bicicleta estática o 1 máquina elíptica para ejercicios cardiovasculares.
1 juego de pesas de entre 2 y 10 kilos con mancuerna y barra para muscular.
1 Fit-ball del tamaño medio para realizar determinados ejercicios y estiramientos.
1 Mat de yoga para realizar diversas posturas de yoga, ejercicios hipopresivos, abdominales o flexiones y estiramientos.
1 aparato de masaje Masster Plus para realizar masajes diversos tanto a nivel estético (celulitis localizada) como terapéuticos (descontracturante).
1 aparato de presoterapia FitPress para mantener activado al 100% tu sistema linfático y evitar lesiones deportivas.
1 set de cosméticos de calidad profesional para hidratar, nutrir y reafirmar la piel del cuerpo y de la cara.
1 producto de limpieza facial exfoliante.
1 equipo de música con música adecuada para cada actividad.
1 equipamiento de ropa técnica adecuada para tu actividad física. Tómatelo en serio.

Este equipamiento que te mencionamos lo vas amortizar en pocos meses, por dos razones fundamentales:

1ª: el ahorro en desplazamientos (tiempo y dinero).
2ª: los resultados de una actividad física constante se notan a corto plazo y duran para siempre, por lo cual vas a sentirte mejor DURANTE TODO EL AÑO.

Deja un comentario