evotar la mala circulación de la sangre

Cómo evitar y mejorar la mala circulación sanguínea

Piernas pesadas, extremidades frías, venas varicosas, varices, capilares a la vista, vértigo… son algunas de las consecuencias de la mala circulación sanguínea que se complican con la llegada del verano. Toma nota de los consejos imprescindibles para gozar de una buena circulación sanguínea.

1. Modifica algunos de tus malos hábitos, evitando:

Posiciones estáticas.

Cinturones, calcetines, medias y ropa apretada en general.

Sentarte con las piernas cruzadas.

Los tacones altos y los zapatos demasiado planos.

Ambientes cerrados y calurosos.

Baños calientes.

Depilación con cera caliente.

2. Adapta tu dieta:

Cuando se sufre de mala circulación sanguínea, es aconsejable reducir los alimentos grasos, dulces y salados. aquí una serie de consejos para que puedas conseguir tu propósito sin sacrificar el placer de comer.

evitar mala circulación sanguínea

Opta por la fruta fresca, especialmente grosella negra, piña, limón, albaricoque, fresa, frambuesa, kiwi, mango, naranja, pomelo y arándanos.

Las bayas son ricas en flavonoides, sustancias que fortalecen y tonifican el tejido de los vasos sanguíneos, lo que promueve la circulación. La piña también se recomienda mucho por su efecto de drenaje.

Las hierbas también son muy recomendables, en condimentos o infusiones: romero, albahaca, cilantro, cúrcuma, jengibre, mostaza, nuez moscada, guindilla…

Están altamente recomendados los alimentos ricos en vitamina E, antioxidantes, vasodilatadores y membranas protectoras de todas las células. particularmente presente en el aceite de germen de trigo, avellanas, almendras, nueces y pistachos.

3. Levanta tus piernas:

A la mínima oportunidad, concédete un momento de descanso y eleva las piernas. Levantar ligeramente las piernas ayuda a que la sangre fluya más fácilmente.

Si estás sentada en una silla, coloca las piernas estiradas de manera que los pies queden por encima de las rodillas (apóyalos encima de una mesa o algún objeto cercano).

Si puedes, mejor que te estires en el suelo con la espalda y sobre todo las lumbares bien apoyadas en el suelo y eleves tus piernas en ángulo de 45 grados apoyándolas encima de una silla, mesa, sofá, lo que sea que te permita estar cómoda y con los pies descalzos.

4. ¡Muévete!

En caso de circulación deficiente de la sangre, evita tanto como sea posible quedarte quieta o sentada durante mucho tiempo. Por el contrario, muévete con regularidad, al menos unos minutos por hora si tienes que pasar muchas horas al día sentada o de pie.

Practica un deporte o actividad física cardiovascular con regularidad (al menos 3 días por semana, durante 45 minutos como mínimo).

Caminar (donde sea, pero mejor si puedes hacerlo en zonas verdes y/o senderismo), bailar, nadar (en piscina está muy bien, pero si puedes hazlo en el mar y aprovéchate de las ventajas de la talasoterapia), correr, bicicleta (estática y/o normal).

Y muy importante: Dedica siempre unos 10 minutos a realizar estiramientos después de la actividad física o descubre las enormes ventajas que te ofrece el yoga en su modalidad dinámica (hatha yoga).

5. ¡Refréscate!

circulación de la sangreEl efecto frío es ideal para activar la circulación sanguínea. El efecto de la ducha caliente / fría provoca, por la alternancia vasoconstricción / vasodilatación, una mayor elasticidad en las venas y vasos sanguíneos.

Sé valiente y termina cada ducha con un chorro de agua fría durante al menos 2 minutos.

También puedes utilizar cremas y/o geles “efecto frío”. Suelen llevar mentol y/o alcanfor entre sus ingredientes principales y son fáciles de encontrar en farmacias y parafarmacias.

Otros ingredientes que favorecen la buena circulación sanguínea son:

  • El hamamelis para la vasoconstricción, disminución de la permeabilidad capilar y aumento de la resistencia de los vasos.
  • El pequeño acebo para la tonicidad de las venas.
  • La vid roja para la tonicidad de las venas y los capilares sanguíneos.
  • El ginkgo biloba para los problemas venosos en asociación con problemas arteriales.
  • El castaño de indias para aliviar el dolor y la pesadez en las piernas.

6. Prueba la presoterapia

La presoterapia es un tratamiento médico y estético que utiliza la presión de aire para realizar un drenaje linfático. Entre los beneficios de la presoterapia, se destacan el tratamiento de edemas, la corrección de alteraciones en el sistema circulatorio y la posibilidad de eliminar la celulitis, reducirla y prevenir futuras formaciones de celulitis.

evitar la mala circulación mediante presoterapiaEl tratamiento de presoterapia se suministra a través de cobertores o botas (especiales para la presoterapia) que recubren las piernas, a través de las cuales se realiza sobre el cuerpo una presión positiva que se va alternando en forma ascendente, por lo cual se le llama también presoterapia secuencial.
A través de estas ondas de presión, la presoterapia estimula el sistema circulatorio, generando un drenaje linfático y contribuyendo así a la eliminación de los líquidos, grasas y toxinas que generan la celulitis, edemas, linfoedemas y trastornos venosos como las varices.

Las sesiones de presoterapia tienen una duración de entre 30 y 45 minutos.

Existen cientos de modelos de presoterapia en el mercado. Nosotros recomendamos sólo aquellas que cumplen con los requisitos imprescindibles para realizar un adecuado drenaje linfático, fabricación europea y certificación sanitaria, como la presoterapia para uso profesional tanto a nivel estético como terapéutico Pulstar de la marca francesa Starvac Group y la presoterapia para uso doméstico Fitpress de Fit4ever.

7. Disfruta de la hidroterapia y de la talasoterapia.

baños fríos para la circulaciónEl agua incide sobre la piel, el órgano más extenso del cuerpo humano. La piel es un órgano neurovascular, es decir, en ella se encuentran numerosos vasos sanguíneos por los que circula la sangre que nutre las células, y fibras nerviosas, sensitivas o que regulan las funciones de los distintos elementos que la componen.

Entre muchas otras cosas, la hidroterapia mejora la circulación y el metabolismo, reeduca los mecanismos reguladores térmicos y contribuye a restablecer funciones motoras disminuidas o atrofiadas

Para tratar los problemas de circulación, a menudo consiste en un masaje hecho con potentes chorros alternativamente fríos y calientes. Esto permite activar de inmediato la circulación sanguínea.

El verano nos ofrece la gran oportunidad de disfrutar de todas las ventajas del agua en el mar, o sea, la “talasoterapia”. Si puedes, báñate y nada en el mar. El agua marina con su sal, su yodo, sus algas, sus corrientes y su temperatura fría resulta un aliado de lujo para luchar contra la mala circulación sanguínea.

Esperamos que con estos consejos puedas mantener una perfecta circulación sanguínea y linfática durante todo el verano.

Deja un comentario