Cómo eliminar el sobrepeso después de las vacaciones

Regresar de las vacaciones supone un trauma para muchas personas. “La vuelta al cole” conlleva el famoso “síndrome post-vacacional” o “depresión post-vacacional” que no es más que retomar esas actividades que nos dan de comer y nos permitirán el año próximo volver a disfrutar de otras vacaciones.
Septiembre es, después de enero, el mes de los buenos propósitos: adelgazar, eliminar la barriga, eliminar la celulitis, dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, empezar con el yoga, pilates, etc…

Todos los excesos cometidos durante las vacaciones pasan factura y ésta se traduce en kilos de más, celulitis descontrolada, barriga prominente, papada, retención de líquidos, colesterol disparado y piel deshidratada.

¿Quieres saber cómo recuperar tu silueta y tu equilibrio de una manera coherente y sencilla?

Tips para recuperar tu forma física y bienestar después de las vacaciones

Come sano. Recupera una dieta sana y equilibrada procurando respetar unos horarios fijos. Un buen desayuno, un almuerzo completo y una cena ligera, a ser posible al menos 2 horas antes de acostarte.
Procura tener frutas y verduras a mano para posibles “tentempiés” entre horas y evitar el picoteo tan habitual durante las vacaciones.
¡Se acabaron las sobremesas largas, después de comer… muévete!

Duerme bien. Recuperar unos horarios fijos de acostarse y levantarse (aceptamos excepciones los sábados) y procurar un mínimo de horas de sueño restaurador cada noche (entre 6 y 7 horas). Levantarse temprano y acostarse no muy tarde favorece el equilibrio de todo nuestro organismo.
Si te cuesta coger el sueño, prueba de ayudarte con remedios naturales como la valeriana, el triptófano o la melatonina, antes de caer en la medicación tradicional.

Practica deporte o actividad física. Practica una o varias actividades físicas que te gusten. Eso sí, siempre procurando hacerlo en los mismos horarios y nunca antes de acostarse.
Para los amantes del deporte cualquier actividad física deberá combinar ejercicios aeróbicos con series de musculación. No se trata solamente de sudar y perder peso sino que queremos un cuerpo fibrado y una piel tersa, sin flacidez.
Si no te gusta mucho el deporte, existen otras alternativas que pueden conseguir los mismos objetivos para recuperar una buena silueta, como el Hatha Yoga y los paseos al aire libre.

Protégete aumentando tus defensas. Toma las vitaminas que te ayudarán a reforzar tus defensas de cara al invierno. El otoño es la estación ideal para ello.
Tu sistema inmunitario está en horas bajas después de unas vacaciones y con el cambio de estación. Además de una alimentación equilibrada que aporte todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de tu organismo, nunca está de más un complemento vitamínico, como por ejemplo de Vitamina C y Gingseng.
Existen también complejos vitamínicos naturales que combinan diversas vitaminas y principios activos naturales que puedes encontrar en farmacias, parafarmacias y algunas tiendas “bio”.
Se trata de “curas” estacionales que suelen durar entre 1 y 3 meses y que ayudarán a tu sistema inmunitario y a tu estado general de bienestar.

Aprende a relajarte. Busca y encuentra un momento del día para dedicártelo a ti.
Pueden ser 15 minutos solamente, pero es necesario que aprendas a “mirarte y escucharte” y para ello nada mejor que la meditación. No, no te proponemos que te pongas un turbante en la cabeza, ni que pongas tu casa llena de inciensos ni que te pongas a cantar el “Om”. Se trata de aprender a respirar, primero, y a mirar en tu interior, después.
¿Meditar es fácil? Para nada, resulta una práctica compleja y para la que se requiere una enorme fuerza de voluntad y una cierta técnica. Pero la recompensa es enorme y te servirá para el resto de tu vida.

Ya ves, no hemos hablado ni de dietas adelgazantes, ni de tratamientos estéticos, ni de complementos alimenticios, ni de tablas de ejercicios físicos. Simplemente se trata de restaurar un modo de vida ideal para tu organismo que redundará en una mejora personal tanto por fuera por dentro para ti.

¡Feliz rentrée!

Deja un comentario