Trucos para un abdomen plano

Cómo eliminar barriga y conseguir un vientre plano

La grasa localizada en el abdomen resulta peligrosa, además de antiestética.
Tener barriga se ha convertido en un problema estético grave tanto para hombres como para mujeres.
¿Te gustaría saber a qué es debido este incremento de grasa abdominal en mujeres y hombres? En este post te lo explicamos todo.

¿Por qué las mujeres almacenan grasa en el abdomen?

Grasa abdominal por una disfunción hormonal: La situación hormonal determina el área del cuerpo donde se almacenará la grasa. En mujeres, son insulina, cortisol, estrógeno, progesterona y testosterona las hormonas implicadas en la localización de la grasa.

Si el equilibrio hormonal de una mujer es bueno, la grasa principalmente se ubica en la parte inferior del cuerpo. El estrógeno y la progesterona tienden a prevenir la aparición de grasa abdominal, mientras que el cortisol, la hormona asociada con el estrés, promueve la formación de grasa abdominal.

La insulina, la hormona del almacenamiento de grasas, está influenciada por el exceso de calorías de almidones y el azúcar o sea que los alimentos que contienen grasas y azúcares son los que tienen el peor impacto en la insulina.

En resumen, una mujer tiene una proporción de estrógeno/testosterona baja, cuantos más alimentos grasos, azucarados y estrés mayor posibilidad de generar grasa abdominal.

¿Por qué los hombres suelen acumular más grasa abdominal que las mujeres?

Reducir grasa abdominalEl estrés y la grasa abdominal: La grasa abdominal no es sólo una cuestión de calorías o de peso y no es exclusiva d elas mujeres. Una mujer y/o un hombre de peso normal puede llevar una dieta correcta, ejercitarse físicamente y seguir teniendo grasa abdominal. En este caso, hay que preguntarse a qué nivel de stress están sometidos. porque éste tiene una gran influencia en la silueta.

En el caso de los hombres, su naturaleza concentra las reservas de grasa en la zona abdominal principalmente, mientras que en las mujeres se suele repartir entre las caderas, los muslos, los glúteos y el abdomen.

Un esfuerzo físico o psíquico provoca la liberación de cortisol en el cuerpo. El cortisol tiene una acción hiperglucémica (aumenta el nivel de azúcar en la sangre) y tiene como objetivo proporcionar al cerebro suficiente energía para hacer frente a factores de estrés.

La secreción de cortisol, como en el caso del estrés crónico, poco a poco provoca el agotamiento de las glándulas corticosurrenales y muchos problemas de salud, tales como la resistencia a la insulina que pueden llevar a la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial, la depresión y el sobrepeso.

¿Cómo afecta la actividad física en la grasa abdominal?

La grasa abdominal no se debe tomar a la ligera. Su control se basa ante todo en la modificación de los hábitos de vida y en particular en la actividad física, condición esencial para el derretimiento de las grasas viscerales. El objetivo es aumentar y mantener una masa muscular abdominal reducida. ¡Recuerda que lo importante es el contorno de tu cintura!

Además de reducir la grasa visceral, la actividad física puede aumentar la absorción de azúcares y así reducir la resistencia a la insulina que se observa típicamente en personas con obesidad abdominal, además disminuye la presión arterial y favorece la circulación sanguínea gracias a su acción cardiovascular.

Evidentemente, no basta con hacer 4 horas de bicicleta un domingo a la semana.

¿Qué alimentación y actividad física se recomiendan para ayudar a eliminar la grasa abdominal?

Los cuatro tipos principales de actividad física para reducir volumen recomendados son caminar, correr, andar en bicicleta y nadar. Por supuesto, no son exclusivas entre sí: lo importante es que la actividad sea regular e incluya al menos tres sesiones por semana (45 a 60 minutos). Es posible combinar el entrenamiento de fuerza abdominal para derretir la grasa subcutánea, igual de antiestético. De esta manera, los esfuerzos proporcionados resultan en resultados visibles, lo cual es muy alentador.

Si además de querer perder volumen abdominal quieres fortalecer y definir tu barriga te recomendamos alternar el masaje Masster Plus con una tabla de abdominales.

Si antes de iniciar el masaje, quieres realizar una corta sesión de abdominales te recomendamos los encogimientos tradicionales y los encogimientos con rodillas flexionadas para trabajar el recto anterior, unos isométricos laterales para trabajar los oblicuos, unos isométricos en posición de flexiones, pero apoyada en los codos para trabajar el transverso y unas elevaciones de piernas en paralelo para trabajar la parte inferior.

Otro complemento ideal para reforzar la zona abdominal es el Pilates. Los seis principios esenciales del método Pilates son control, concentración, fluidez, precisión, respiración y centro. En este sentido, el Pilates se centra en una zona concreta del cuerpo denominada “centro de fuerza”, que también se conoce como “mansión del poder”. Ésta zona la conformarían los músculos abdominales, la base de la espalda y los glúteos y la intención es que, a través de su fortalecimiento, se ejerciten el resto de partes del cuerpo.

Alimentación y grasa abdominal:
El ejercicio físico por sí solo no es suficiente para reducir este tipo de grasa: la dieta, obviamente, juega un papel muy importante en la obesidad abdominal. Muchos están tentados a hacer dietas muy bajas en calorías para reducir rápidamente esta grasa antiestética. Sin embargo, si la dieta es un éxito, el cuerpo habrá perdido parte de su grasa, pero también algo de su masa muscular. Además, el aumento de peso en una dieta baja en calorías es casi sistemático. Lo importante es adoptar hábitos alimenticios sostenibles.

Una de las claves del éxito es reducir gradualmente los alimentos con alta densidad energética, es decir, muy concentrados en calorías. Al comer alimentos de menor densidad energética, el cuerpo ingiere más volumen y, por lo tanto, se sacia más rápidamente. Entonces, no hay cálculos que hacer sobre la cantidad de calorías que se deben consumir: dejas de comer cuando se manifiestan señales de saciedad.
Hay tres familias de alimentos según la densidad de energía: 

  • Los alimentos de alta densidad de energía: aceite, mantequilla, margarina, carnes grasas, ciertas carnes, alimentos fritos, frutos secos (anacardos, cacahuetes), bizcochos salados o dulces, helados, barras de chocolate, pasteles, frutos secos, pasteles y dulce, patatas fritas (chips), alcoholes, bebidas dulces…
  • Alimentos de densidad de energía media: pescado, carnes magras, cereales, pan, pasta, cereales para el desayuno, arroz, maíz, patatas, legumbres, cerezas, lácteos ligero, aguacates…
  • Alimentos de baja densidad energética: verduras, la mayoría de las frutas, algunos productos lácteos, yogur (yogur), queso blanco al 0 o 20% …

Una fuente de alimentación de baja densidad de energía tiene la ventaja de ser generalmente baja en grasa y rica en fibra. Además, la densidad nutricional puede ser alta en vitaminas como es el caso de las frutas y verduras.

¿Cómo distinguir la obesidad abdominal de una simple acumulación de grasa?

En este caso el IMC (Índice de Masa Corporal) no va a proporcionarte una respuesta. Esta herramienta establece la relación entre el peso y la altura, pero no tiene en cuenta la ubicación de la grasa.

Una de las maneras más fáciles de evaluar la cantidad de grasa abdominal es medir el perímetro abdominal o la circunferencia de la cintura. Un simple medidor de costurera puede ser suficiente. Según la Federación Internacional de Diabetes (IDF), una circunferencia de la cintura mayor a 94 cm en hombres y 80 cm en mujeres es sintomática de obesidad abdominal. Pero, esta medición es imprecisa porque sucede que el tejido adiposo se encuentra debajo de la piel (subcutáneo) y no en la cavidad abdominal detrás de los músculos abdominales.

Esta grasa subcutánea es igual de anti-estética, pero tiene mucho menos riesgo que la grasa visceral ubicada más cerca de la vena cava. Es casi imposible saber que la grasa del vientre se debe a grasa subcutánea (menos peligrosa) o grasa visceral. Por lo tanto, es necesario realizar exámenes adicionales en caso de duda.

¿Cómo eliminar la grasa abdominal Con Masster Plus?

Si padeces un desequilibrio hormonal lo primero que debes procurar es restablecer el equilibrio entre los niveles de estrógeno y testosterona y también reducir el nivel de cortisol, descansar y relajarte varias veces por semana.

Acciones para eliminar la barriga:

aparato de masaje en casaRealizarse un masaje abdominal apropiado: Es muy importante masajear toda la zona, sin limitarse al recto anterior. Contrayendo el abdomen como si contuvieras la respiración y con la espalda bien recta, inicia el masaje en la zona del ombligo con la velocidad 1, desplazando el aparato de masaje en casa Masster Plus hacia ambos lados del abdomen hasta llegar a la cintura, donde le dejaremos actuar durante un par de minutos para volver de nuevo al centro del abdomen.
Si tienes la piel muy sensible, practica los primeros días con el rotor de espumas y después atrévete con el rotor liso o con el rotor dentado, siempre ejerciendo la presión justa para sentir el trabajo del Masster Plus sobre la zona, pero sin forzar. Se trata de activar el tránsito intestinal y romper los adipocitos que se acumulan formando la horrible “barriga”. Si realizas el masaje de la forma adecuada, ¡hasta vas a sentir agujetas! Recuerda que el Masster Plus es muy potente y su masaje equivale al de 35.000 dedos, por lo cual con 10 minutos de masaje en la zona abdominal como máximo estarás notando resultados casi instantáneos.

Darse sesiones de sauna.
Tomar baños calientes.
Caminar 60 minutos al día.
Hacer meditación para relajarte.
Practicar pilates y/o hatha yoga.

Además, procura hacer 2 sesiones de entrenamiento con pesas a la semana para usar la testosterona para construir el músculo en lugar de para el almacenamiento de la grasa y evita mantenerte en postura sentad@ durante varias horas.

Como puedes observar, es contraproducente combinar un entrenamiento intensivo y una dieta baja en calorías para perder grasa del vientre. Es mejor hacer la elección de comer menos y hacer la cantidad de ejercicio adecuado sin pasarse.

Si a esto le añades la costumbre de caminar una hora al día y regalarte algún masaje drenante o una sesión de presoterapia cada semana no solamente eliminarás la barriga, sino que evitarás que vuelva a salir.

¿Qué tratamientos profesionales funcionan para eliminar la grasa abdominal y mantener un vientre plano?

En cabina existen diversos tratamientos a base de aparatología específica que utilizan radiofrecuencia, ultrasonidos, frío (crioterapia), aspiración (vacumterapia) y drenaje ( presoterapia).

Por nuestra experiencia de más de 25 años en este sector, los resultados más evidentes y sin efectos secundarios se consiguen con la combinación de la vacumterapia y la presoterapia.
Ambos son métodos no invasivos, no agresivos y sin efectos secundarios y se complementan muy bien entre sí.

Vacumterapia para reducir abdomenLa vacumterapia se realiza mediante un compresor de aire con unos accesorios en forma de ventosas que se adaptan al contorno de la zona abdominal y la cintura que al aspirar actúa sobre la piel y los tejidos que se sitúan inmediatamente por debajo de ella. Actúa a nivel hipodérmico realizando un masaje de dentro hacia fuera, es decir, empuja los tejidos del interior al exterior, lo contrario que hace el masaje tradicional.
A nivel superficial favorece el mantenimiento y mejora la elasticidad cutánea, fundamental en la zona del abdomen.
A nivel vascular produce una gimnasia similar a una vasoconstricción-vasodilatación, que refuerza los vasos. Este ejercicio contribuye a desbloquear la circulación haciendo que la sangre y el oxígeno fluyan masivamente a los tejidos, mejorando el trofismo celular y favoreciendo y acelerando el drenaje de toxinas.

La presoterapia dispone de un accesorio específico para la zona abdominal, gracias al cual, se realiza un masaje en el sentido de las gujas del reloj que favorece no solo la eliminación de grasas y toxinas, sino que favorece su evacuación natural.

Para los casos más graves, donde hablamos de obesidad abdominal crónica, son los profesionales de la medicina estética los que intervienen por medio de dos técnicas muy desarrolladas: la liposucción abdominal y la abdominoplastia.

Tanto la liposucción como la abdominoplastia son intervenciones quirúrgicas que se realizan para mejorar el contorno corporal. La mayor diferencia es el modo de hacerlo y el por qué. En el caso de la liposucción se absorbe la grasa no sólo del abdomen sino de cualquier zona del cuerpo en la que se encuentre mediante la introducción de una pequeña cánula con la que se rompe y succiona la grasa. Para que se realice la liposucción en el caso del abdomen, éste debe tener los músculos bien tonificados y la piel en perfecto estado, porque si no es así el cirujano aconsejará que se realice una abdominoplastia.

La abdominoplastia es la operación consistente en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y en la corrección de la flaccidez muscular. Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se suele dar en pacientes que han tenido aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios embarazos. La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha.

La intervención se realiza bajo anestesia general, practicándose una incisión por encima del vello pubiano que se prolonga hacia las caderas. Se libera la piel del abdomen y, si es preciso, se refuerzan con suturas los músculos abdominales. Se tracciona hacia abajo la piel sobrante y se extirpa.

Deja un comentario